Venenos

Un veneno es cualquier sustancia tóxica, ya sea sólida, líquida o gaseosa, que puede producir una enfermedad, lesión, o que altera las funciones del organismo cuando entra en contacto con un ser vivo, incluso provocando la muerte. A continuacion una lista de los diez venenos más poderosos, ya sean ingeridos o inhalados:

1. Toxina botulínica (ingerida). Es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum. La ingestión de alimentos contaminados por toxina botulínica preformada produce botulismo, una enfermedad que se caracteriza por el desarrollo de alteraciones vegetativas (sequedad de boca, náuseas y vómitos) y parálisis muscular progresiva. En ocasiones, la ingestión de mínimas cantidades de toxina puede ser fatal y provocar la muerte del paciente por parálisis del músculo respiratorio. Al ingerirla el sistema nervioso falla completamente y mueres entre dolores terribles. Curiosamente se usa en tratamientos de estética bajo el nombre de botox

2. Ricina (ingerida o inhalada). La ricina es una de las toxinas más potentes conocidas, la cual se extrae de las semillas del ricino. Pertenece a la familia de proteínas conocidas como proteínas inactivantes de los ribosomas (RIPs) que se unen a los ribosomas de las células eucariotas paralizando la síntesis de proteínas, lo que causa su muerte por apoptosis. La ricina causa hemorragia intestinal, seguida de diarrea a veces sanguinolenta, vómitos, deshidratación e hipotensión. Esta toxina, que carece de antídoto, puede causar la muerte tras una agonía que puede durar hasta diez días, aunque lo normal es que si el paciente no ha muerto en tres o cinco días se recupere. La dosis letal en un adulto que ingiera la ricina es de un miligramo. Si la inhala o se le es inyectada, la dosis letal es de apenas 500 microgramos

3. Ántrax (inhalado). El ántrax es una enfermedad infecciosa aguda causada por la bacteria que se llama Bacillus anthraci que forma esporas, y en su forma más severa, puede llegar a ser mortal. El ántrax es considerado un agente que puede ser usado en una guerra biológica. Puedes morir por contacto con tu piel, pero lo peor es cuando lo inhalas: empieza con una gripe que no se cura y termina cuando tu sistema respiratorio se colapsa.

4. Sarin (inhalado). El sarín es un arma química de guerra creada por el hombre y clasificada como un agente nervioso. Los agentes nerviosos son los agentes químicos de guerra más tóxicos y de más rápido efecto que se conocen. El sarín fue desarrollado originalmente como pesticida en 1938 en Alemania. Es un líquido claro, incoloro e insípido que no tiene olor en su forma pura. Sin embargo, puede convertirse en vapor (gas) y propagarse al medio ambiente. Basta con respirar un poquito para que tu boca se llene de espuma y que caigas en un coma y mueras

5. Tetradotoxina (ingerida). La tetradotoxina (TTX) es una potente neurotoxina que se encuentra principalmente en el hígado de algunos peces. Su ingesta hace disminuir de todas las constantes vitales puesto que interfiere en la conductividad neuromuscular. Genera parestesia, parálisis general o la muerte dependiendo de la dosis. No habiendo un antídoto conocido, se recomienda masaje cardiaco y dar la respiración boca a boca. Ya que esta toxina produce un fallo respiratorio y el paciente paulatinamente se asfixia sin perder en ningún momento la consciencia. Esta neurotoxina es también utilizada recreativamente ya que en las dosis adecuadas produce euforia al consumirlo como fugu y es uno de los componentes de la zombificación. Ya que produce todos los síntomas de la muerte sin que esta tenga porque ocurrir y posteriormente vuelva a la normalidad, aunque con secuelas físicas y psicológicas

6. Cianuro (ingerido o inhalado). El cianuro es una sustancia química de uso industrial, minero y de uso en la producción de plásticos de base acrílica. Es potencialmente letal, actuando como tóxico a través de la inhibición del complejo citocromo oxidasa, y por ende, bloqueando la cadena transportadora de electrones, sistema central del proceso de respiración celular. Existe en numerosas formas en la naturaleza y además es muy fácil de fabricar. Ataques, paro cardíaco y muerte en unos minutos.

7. Mercurio (inhalado). El mercurio o azogue es un elemento químico, mas especificamente, un metal pesado plateado que a temperatura ambiente es un líquido inodoro (que no tiene olor). Cuando aumenta su temperatura produce vapores tóxicos y corrosivos, más pesados que el aire. Es dañino por inhalación, ingestión y contacto. Producto muy irritante para la piel, ojos y vías respiratorias. Su vapor ataca el cerebro, terminando con el sistema nervioso central, y los pulmones

8. Estricnina (ingerida o inhalada). La estricnina es un alcaloide de la nuez vómica y de otras especies del género Strychnos. En altas dosis produce una gran estimulación de todo el sistema nervioso central, agitación, dificultad para respirar, orina oscura y convulsiones, pudiendo llevar a un fallo respiratorio y la muerte cerebral. En dosis mayores de 25 miligramos puede producir la muerte por asfixia debido a la contractura de los músculos torácicos. La dosis letal es de 15 a 30 mg. Provoca una muerte bastante espantosa haciendo que todos tus músculos sufran fuertes espasmos hasta que mueres por agotamiento.

9. Amatoxina (ingerida). La amatoxina es una toxina hepatotóxica que se encuentra en las setas venenosas como la amanita phalloides (oronja verde), otras especies de amanitas y la Conocybe filaris y que destruye el hígado y los riñones. Las amatoxinas actúan lentamente, no importa lo elevada que sea la dosis. Provoca dolores de estómago, náuseas, vómitos, diarrea grave, otros dolores extremos y hemorragias, causando finalmente la muerte del paciente por paro cardiaco, aproximadamente, a los dos días de ingerir la toxina. Ingerir esta toxina destruye tus riñones e hígado en cuestión de días de forma dolorosísima, y estás consciente durante la mayor parte del proceso, hasta que entras en un coma y mueres

10. Compuesto 1080 (ingerido o inhalado). El compuesto 1080, fluoroacetato de sodio o monofluoroacetato de sodio es una de las toxinas más potentes. Es soluble en agua, no volátil, inodoro e insípido. Como plaguicida es utilizado para controlar o eliminar los roedores que se encuentran en los cultivos, pero presenta el inconveniente de que los cuerpos de los animales matados siguen siendo venenosos hasta un año después. Usado en los humanos, el paciente sufre prurito (picor) nasal, que continúa en la cara y las extremidades; irritabilidad; náuseas; vómitos; dolor abdominal; hemorragias intestinales; calambres; agitación; taquicardias; convulsiones y coma con depresión respiratoria, hipotensión arterial e insuficiencia renal, taquicardia ventricular, y fibrilación. Después de las dos horas de la ingestión ocurre la muerte pues, aunque se han propuesto algunos antídotos como el acetato de glicerilo, no ha habido resultados satisfactorios por lo que prácticamente se ha abandonado su búsqueda. Se han dado casos de muertes con dosis de 0,7mg/kg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: